sábado, octubre 16

Neoporfirismo

“La política económica de élite es una copia fiel de la que se aplicó en el Porfiriato, pero ya desde entonces quedó demostrado que un modelo no puede funcionar si la prosperidad de unos pocos se sustenta en el sometimiento de muchos”.

-Andrés Manuel López Obrador, Hacia una economía moral

Por Segundo Carmelo Padilla Cruz

Es un lugar común, en las conferencias matutinas del Presidente de la república, hacer mención a un periodo que quedó incrustado en la política económica nacional desde 1983. La mención hace referencia, obligadamente, a aquello que en una palabra queda expresado como Neoliberalismo o Política Económica Neoliberal. Este término es recurrente en el discurso del mandatario federal desde el inicio de su gobierno. Incluso antes, en plena campaña electoral, el entonces candidato y ahora Presidente, hacía mención a una clase de política que venía desarrollándose desde la década de los ochenta cuando el expresidente Miguel de la Madrid era mandatario de la república.

Pero ¿qué es en sentido estricto el neoliberalismo? De manera puntual, no queda claro con exactitud qué es aquello. Por lo menos no en ciertos círculos académicos y de análisis político. A más de eso, tampoco resulta evidente clarificar de manera conceptual el término. Sin embargo, en la práctica, es decir, en la dinámica política de nuestra realidad nacional, los ejemplos podrían sobrar y las prácticas neoliberales serían evidentes. Por ejemplo: privatización, importación, corrupción, migración, impunidad, violencia, política de élite, desigualdad económica, explotación desmedida de recursos naturales, prácticas privatizadoras inmorales, poco crecimiento económico, inflación en productos de orden básico e incremento de la deuda pública. No obstante, y pese a ello, intentemos definir y descubramos por si mismos las consecuencias.

Neoliberalismo es dar prioridad al ámbito económico privado respecto del ámbito económico público. Al mismo tiempo, neoliberalismo es sinónimo de corrupción. Y es, en esencia, fincar la prosperidad de unos pocos a cuesta del sufrimiento de muchos. Así las cosas, la premisa principal del neoliberalismo es que lo económico debe predominar sobre lo político y lo social. Bajo la falsa idea de que “si les va bien a los de arriba, necesariamente les irá bien a los de abajo”. Esta tesis es por demás falsa aunque parezca verdadera, y ello se debe, a que de suyo no existe relación de causa entre los de arriba (ricos) y los de abajo (pobres), es decir, los de arriba no están obligados a compartir la riqueza (necesariamente) con los de abajo. Y los de abajo no están obligados a exigir migajas de la abundancia de los de arriba. A las pruebas hay que remitirse: los ricos en México, en el periodo neoliberal (1983-2018), se hicieron más ricos y los pobres, en efecto, se hicieron más pobres.

No tenía por qué ser así, es decir, que si llovía arriba necesariamente tenía que gotear abajo, y digo que no tendría que ser así porque el neoliberalismo que se parece en la forma y la practica al Porfiriato, entregó las riquezas naturales a manos privadas, y no solo ello, sino que fueron entregadas a manos extranjeras. El dinero no necesariamente se tenía que quedar en el país porque la idea no era beneficiar a la nación y a los millones de pobres que en ella existen, la idea de fondo, consistía en enriquecer a unos cuantos. Que el neoliberalismo sea al mismo tiempo llamado Neoporfirismo, no es ninguna casualidad. Las practicas extractivas de recursos, es decir, entregar el territorio y todas sus riquezas naturales a particulares, bajo la mentira de que solo así le iría bien al país, se parece mucho a todo lo implementado desde el gobierno del expresidente Miguel de la Madrid y continuado por Salinas, pasando por Felipe Calderón, y terminando con el expresidente Peña. Así es, con toda propiedad se puede decir que periodo neoliberal o Neoporfirismo son lo mismo.

Concluyamos de tajo: Modelo Neoliberal en México o Neoporfirismo solo es comprensible bajo la idea de que para el país representó una gran estafa en perjuicio del pueblo y de la nación. Si alguien tiene alguna duda, favor de preguntar a la derecha: PRI, PAN y PRD después de 36 años de malos gobiernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial