21 de mayo de 2024

LÓPEZ GATELL|Por Arturo del Bosque

Es quizá uno de los apellidos que mas se pronunciaron en México, antes, durante y después de la terrible pandemia de COVID que asoló al mundo entero, incluyendo por supuesto a nuestro país. Se construyó una narrativa perversa en base a exageraciones, distorsiones de la realidad, merolicos al borde de un ataque de pánico, con la falsa careta de paladines de  la verdad y misericordes con el dolor de miles,  millones de  mexicanos que padecimos los estragos de esta pandemia, la mas letal en cien años y que a su vez provoco una crisis económica cuyo antecedente más cercano podría ser la gran depresión de 1939 en la que el sistema financiero y económico mundial colapsó, principalmente en los Estados Unidos.

Quizá otro apellido, otro nombre recurrente en la prensa mendaz y alquilada, fue y ha sido el del Lic. Manuel Bartlett, Director General de la CFE, a ambos personajes se les ha atacado en forma despiadada, no porque se les hayan descubierto actos de corrupción, pillaje, nepotismo, influyentísimo o alguna otra de las lacras a las que nos tenía acostumbrados la clase política, justo hasta el 1 de diciembre del 2018, día en que inicio el sexenio del Lic. Andrés Manuel López Obrador, día que marca la continuación de la cuarta transformación , ostentando el líder de este movimiento, la titularidad del poder ejecutivo, ya que, como movimiento de regeneración y transformación había iniciado hace por lo menos tres décadas, desde la resistencia al fraude de 1988 que impuso a quien se ha denominado “El padre de la desigualdad moderna”, sentencia que es vox pópuli y que reiteradamente nos recuerda el presidente López obrador.

El motivo real del ataque sistemático a estos dos personajes de la administración actual es el desempeño de ambos en sus respectivos encargos, al licenciado Bartlett le encargo el presidente el rescate de la CFE, La Comisión Federal de Electricidad, empresa emblemática del país y que, en la lógica neoliberal estaba destinada a extinguirse como tal, convirtiéndose solo en una administradora de negocios, negocios, obvio, de los privados nacionales y extranjeros. El proyecto neoliberal contemplaba que, para finales del 2026, la CFE estuviese produciendo únicamente el 15% de la energía eléctrica en México y el restante 85% lo generarían los privados, ya habrá otra ocasión para ampliar el tema, baste decir que, “lastima Margarito”, las empresas extranjeras y nacionales se quedaron con las ganas, por y para el bien de todos los mexicanos.

El caso del Dr. Hugo López Gatell fue mucho mas mediático, desde antes del inicio de la pandemia en México, el doctor López Gatell se hacia presente con regularidad en las conferencias mañaneras al lado del Secretario de Salud, el Dr. Jorge Alcocer Varela, una eminencia de la cual los mexicanos debemos sentirnos orgullosos. El Dr. López Gatell, hasta hace unas semanas, se desempeño como titular de la Subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud, en la Secretaria de Salud del gobierno de México. Desde esta posición y gracias al tino del presidente que, antes de que apareciera siquiera el primer contagio de COVID en China, realizo un recorrido por toda la red de hospitales del IMSS percatándose y constatando el abandono total en el que se encontraban dichos hospitales, no menos lo eran los del ISSSTE, hospitales sin médicos suficientes, sin un surtido de calidad en medicamentos, con una enorme corrupción y negligencia, a más de edificios que en su momento se iniciaron como clínicas de diferentes capacidades y quedaron solo en obra negra, en elefantes blancos sin capacidad de operar y mucho menos de atender a la población derechohabiente que lo requiriera, y lo más grave, se encontró e identifico a un verdadero cartel, el cartel de las medicinas, un entramado de  intereses en los que participaban, a más de compañías extranjeras, políticos y empresarios corruptos que, cada año, facturaban 110 mil millones de pesos, de los cuáles, cuatro empresas facturaban casi el 60%, un sistema de salud devastado y asfixiado por prácticas monopólicas en cuanto al surtido de  medicinas y equipo médico, un déficit de más de 200 mil profesionales de la salud, en fin, un panorama bastante oscuro, sin embargo el presidente decidió iniciar el rescate del sector y el Dr. López Gatell fue el encargado de presentar avances, retos y proyecciones en lo referente a la rehabilitación de hospitales, la terminación de algunos de ellos y frenar al voraz monopolio de las medicinas, esto le fue convirtiendo en una especie de villano para la prensa, se le montaron espectáculos como los de los papas de niños con cáncer, de los cuales solo uno tenía realmente un hijo en esta condición y estaba recibiendo su tratamiento en forma oportuna de parte del Seguro Social, como él mismo lo reconociera en una entrevista dada en un plantón que tenían en el aeropuerto de la Cd. de México, plantón con una amplísima cobertura mediática y de la cual sacaron o intentaron sacar raja política, los malhechores que, a guisa de proveedores, esquilmaban al Seguro Social y al ISSSTE.

El 27 de febrero del año 2020 se detectó el primer caso de COVID en México, ya desde meses antes, el gobierno mexicano se preparaba para intentar mitigar el impacto de lo que se vislumbraba como una pandemia de graves consecuencias para todo el orbe. El gobierno de México diseño una estrategia acorde a las realidades de nuestro país y designo, por instrucción presidencial, al Dr. Hugo López Gatell como coordinador de la estrategia en contra del COVID, y como vocero único, para informar y orientar a la población acerca de las medidas que fueron tomadas, en un cuerpo colegiado, El Consejo General de Salud, que involucra a todas las instituciones del país y que tiene como presidente de éste, al titular del ejecutivo, el Lic. Andrés Manuel López Obrador.

La posición de vocero de la estrategia, colocó al Dr. López Gatell en el ojo del huracán, con una actitud perversa y carroñera, la prensa hizo toda clase de maniobras para descarrilar la estrategia, se inventaban cifras, datos, situaciones, que desalentaban a la población, les infundían dudas, incertidumbre y sobre todo miedo, ya se sabe que no hay nada mas explosivo que el miedo y la ignorancia, se llego a extremos como el de Javier Alatorre principal conductor de noticias de TV AZTECA, pidiendo abiertamente a la población  desobedecer, a ignorar las directrices, las estrategias que debían implementarse para mitigar los efectos de la pandemia. El periódico Reforma saco una fotografía de un supuesto horno crematorio que no era otra cosa que una hoguera de gran impacto visual, cuando sabemos que los crematorios tienen otra mecánica para incinerar los cuerpos que era el destino que se daba a los fallecidos en lo mas álgido de la pandemia. Una dentista oportunista y farsante escribió un libro basado solo en notas periodísticas, con falta absoluta de rigor científico, además con una clara dedicatoria, el Dr. López Gatell cuya fotografía esta en la portada del libro de marras, motes como el de Dr, Muerte, escudriñar su vida privada, y los mas perverso, intentar responsabilizarlo por las muertes que, tristemente causó la pandemia en nuestro país, fueron una constante de la prensa que intentó e intenta por todos los medios, destruir la imagen, la buena imagen que el doctor López Gatell logro construirse a base de profesionalismo, capacidad, honradez y una brillante capacidad de comunicar las ideas y conceptos qué, perteneciendo a la esfera técnica médica, en sus palabras eran entendibles por la inmensa mayoría de los ciudadanos que, en 451 conferencias de prensa vespertinas, fueron presentadas, con absoluta claridad y ética profesional.

Hoy el Dr. López Gatell se ha inscrito como participante de la encuesta que el partido morena realizará para designar al Coordinador de los comités en defensa de la cuarta transformación y que será el eventual candidato del movimiento para contender por la jefatura de gobierno de la Cd. de México. Esta candidatura nos ha permitido apreciar la evidente capacidad del Dr. López Gatell para defender sus principios y convicciones, se define, no de dientes para fuera sino por una trayectoria desde el estudiante de medicina, hasta el académico, científico y político que, se asume de izquierda, humanista y con un profundo compromiso por continuar y profundizar este proceso de transformación en la Cd. de México.

Una y otra vez ha explicado a periodistas chayoteros como Ciro Gómez Leyva, José Cárdenas, Rene Delgado, Carmen Aristegui y un reportero del periódico El País de España, todos en un perfecto nado sincronizado pretendiendo imputar la totalidad de los muertos por COVID en la persona del Dr. Gatell, un despropósito a todas luces y el cual ha sido refutado con una gran elegancia, con datos y un basto lenguaje científico, humanista y profesional por parte del Dr., en una reiterada explicación ha definido las tres grandes lecciones aprendidas que nos dejó esta pandemia, los estragos de la misma se exacerbaron debido básicamente a tres condiciones de la sociedad mexicana, la lacerante desigualdad social, un 50% de los mexicanos en pobreza y en la informalidad, una recurrencia de enfermedades crónico degenerativas de las cuales ocupamos vergonzosos primeros lugares a nivel mundial como diabetes, hipertensión, sobre peso y obesidad, factores agravantes para las personas que por desagracia fueron contagiadas de COVID y qué, eventualmente les causó la muerte y finalmente, un sistema de salud devastado, en total abandono y con grandes carencias, el Gobierno de México fue capaz de ampliar en seis veces la capacidad hospitalaria, eso evito que el daño fuese mayor, nadie, que lo requirió, se quedó sin atención médica.

No sabemos que suerte le deparará al Dr. Gatell en esta, inédita aventura política para él, de lo que estamos seguros es de que, independientemente del resultado, el Dr. Hugo López Gatell será, seguirá siendo parte fundamental del movimiento de transformación, desde el ámbito científico y humanista que le caracteriza, un cuadro político de ese calibre es, es para cocinarle aparte.