jueves, agosto 5

Clausuran parlamento abierto sobre venta de bebidas y alimentos con alto contenido calórico en escuelas

• La sociedad debe conocer la importancia de un consumo sano y su beneficio en la salud: diputada Sánchez Huerta

• Es necesario impulsar una nueva cultura que ponga por encima el interés superior de la niñez: diputada Juárez Piña

En la clausura del parlamento abierto “Prohibición a la venta de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico a niñas, niños y adolescentes en los centros educativos”, la diputada Sinai del Rocío Sánchez Huerta (PAN) afirmó que las propuestas, conocimiento y experiencias compartidas ayudarán a fortalecer el marco jurídico en la materia.

La también secretaria de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, manifestó que la sociedad debe conocer la importancia de una alimentación sana, pues eso condicionará el futuro de las y los niños. Se pronunció por llevar a cabo políticas públicas enfocadas al aprendizaje de los requerimientos necesarios para la educación en alimentación sana, que disminuya los factores de riesgo para la salud.

Expresó que el ejercicio de parlamento abierto ayuda a la generación de leyes que reflejen y se amolden a las necesidades de las niñas y niños y adolescentes. Agregó que se debe considerar la falta de recursos económicos y la infraestructura en los centros educativos, por lo que destacó la importancia de contar con el apoyo de instituciones y recursos públicos.

En las conclusiones, la coordinadora del PRD, diputada Verónica Beatriz Juárez Piña, afirmó que los planteamientos de especialistas permitirán orientar las posiciones en relación con el dictamen que discutirá la Comisión de Derechos de la Niñez y la Adolescencia. “Hemos retomado cada una de las posiciones y propuestas que han hecho, que servirán como herramientas e insumos para definir nuestra posición en los próximos días en la Comisión”.

Dijo que las escuelas deben ser espacios para garantizar todos los derechos a las niñas, niños y adolescentes, y que “por pequeño o grande que sea el paso que demos en torno a asegurar que vivan, se desarrollen y coman sanamente, ello abonará a su desarrollo integral”.

Se pronunció por impulsar una nueva cultura en la que todos participen poniendo por encima el interés superior de la niñez, y establecer medidas que los protejan realmente “y más a partir de las distintas situaciones que se dan con el confinamiento; debemos engranar cada acción para garantizar sus derechos y el interés superior de la niñez, y que nada pueda estar por encima de eso”.

Durante el foro, expertos y representantes de la industria plantearon la necesidad de mejorar la nutrición y la educación alimenticia desde el hogar por parte de los padres de familia.

Resaltan importancia de alimentación nutritiva

En el panel “Importancia de la alimentación sana en niñas, niños y adolescentes”, Simón Barquera, director del Centro de Investigaciones en Nutrición y Salud Pública del Instituto Nacional de Salud Pública, explicó que es complicado que la dieta de este grupo poblacional sea óptima, además que hay muchos intereses detrás, pues somos uno de los países con consumo de alimentos procesados más altos del mundo, similar al de Estados Unidos, con consecuencias en gastos mayores equivalente al 6 por ciento del PIB.

Alejandro Calvillo Unna, director general del Poder del Consumidor AC, afirmó que el espacio escolar ha sido obesogénico, porque uno de cada tres escolares tiene obesidad y el sobrepeso aumenta 50 por ciento al concluir la primaria, además de que uno de cada dos infantes nacidos a partir de 2010 desarrollará diabetes. “Durante la jornada escolar consumen más de 560 kilocalorías, casi 31 por ciento del requerimiento diario, el 63 por ciento no desayuna en casa, sumado a que el 75 por ciento de los alimentos vendidos en los planteles son ultraprocesados.

Prohibir no es solución: sector empresarial

En el segundo panel, “Bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico y su impacto en la economía mexicana”, Raúl Picard del Prado, presidente de la Comisión Interior de la Concamin, aseguró que el sedentarismo no fue por causa de la pandemia, debido a que hay niños acostumbrados solo a comer y estar en el celular; por ello, lo que necesita el menor es educación. Abundó que prohibir el consumo a los adolescentes no es la solución.

Juan Carlos Prado, integrante de la Comisión de Salud de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), pidió no exagerar diciendo que todo lo industrializado es malo y que ser empresario es algo negativo, además de que la prohibición no es el camino. Pidió “que la educación en nutrición esté en los primeros años de las escuelas, pues ser padres no significa que sepamos lo que se debe de comer, no existe esa orientación, la cual todos necesitamos”.

Consecuencia y riesgo del consumo de alimentos no nutricionales

En el Panel 3 se abordó el tema “Riesgos y consecuencias del consumo de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico en la niñez y adolescencia mexicana”.

Al respecto, la coordinadora de la Coalición ContraPESO, Ana Larrañaga Flota, expuso que los productos ultraprocesados no deben ser permitidos en las escuelas, porque aumentan los riegos de padecer cáncer, además tienen el 74 por ciento de probabilidad de presentar problemas renales y 33 por ciento de desarrollar depresión, por lo que pidió mantener los intereses comerciales separados de la formulación de las políticas públicas en el ámbito de la nutrición de la niñez.

Por su parte, el director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez García, apuntó que se trabajará para que las escuelas sean espacios libres de obesidad y de productos chatarra. Añadió que el Estado y las industrias deben reconocer y garantizar el interés superior de la niñez. “Las empresas hablan de los empleos que se perderán, pero quiero insistir que los derechos de las niñas, niños y adolescentes están por encima de esto”.

La jefa del Departamento de Endocrinología del Hospital Infantil de México Federico Gómez, Leticia García Morales, dijo que el principal enemigo de la niñez es el azúcar y los alimentos no saludables, toda vez que promueven la aparición de inflamación crónica, lo que afecta a su organismo, por lo que planteó diseñar mecanismos que eviten los malos hábitos alimenticios e impulsen un entorno saludable no sólo en las escuelas, sino en la casa y la comunidad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial