19 de agosto de 2022

A 4 AÑOS DEL TRIUNFO DE MORENA-PT-PES, EN MÉXICO Y EN VERACRUZ|EN PRIVADO|Por Ricardo Ramírez Juárez

Viernes 1 julio del 2022

Se dice fácil, después de que se logró este histórico triunfo electoral que a nivel nacional logró obtener de manera limpia y abrumadora el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador y en Veracruz, el ingeniero Cuitláhuac García Jiménez, pero realmente, el triunfo superó todas las expectativas de los contendientes, incluso de los triunfadores, y desde luego, de los vencidos.

A nivel nacional, ya lo ha dicho en varias de sus conferencias mañaneras el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los más siniestros personajes de la derecha como Claudio X, buscaron convencer al Presidente de la República en funciones, Enrique Peña Nieto, para que pidiera al entonces candidato presidencial de la coalición Todos por México integrada por los partidos PRI-PVEM-NUEVA ALIANZA, José Antonio Meade Kuribreña, declinara su candidatura en favor del candidato de la coalición “Por México al Frente”, conformada por el PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya Cortés, alias Ricky Riquín Canallín.

El Presidente Enrique Peña Nieto, se abstuvo de meterse en el proceso electoral y dejó que corrieran las aguas.

El resultado electoral del domingo 1 de julio del 2018 marcó un antes y un después en la historia democrática del país.

Ni siquiera los siniestros consejeros del INE, encabezados por Lorenzo Córdova Vianello, pudieron maniobrar las actas electorales para alterar su contabilidad y beneficiar a alguno de los dos gallos presidenciales que tras bambalinas apoyaron para que ganara el cargo, empezando por el candidato de la alianza “Todos por México” (PRI-PVEM-NUEVA ALIANZA) José Antonio Meade Kuribreña y su segunda carta, el candidato de la alianza “Por México al Frente” (PAN-PRD-MC), Ricardo Anaya Cortés.

El motivo del descarrilamiento electoral para el PRIAN, se dio por la masiva votación electoral que se dio en todo el país.

El pueblo bueno y sabio que por sexenios se había mantenido a la expectativa y aunque había participado con emoción ardiente, rayando en lo revolucionario, en la elección presidencial del 6 de julio de 1988, la falta de temple y de liderazgo de su entonces candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, se convirtió en el principal obstáculo para que la izquierda mexicana ganara la Presidencia de la República, pero ese 1 de julio del 2018, más de treinta millones de mexicanos decidieron abrazar al candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador que fue postulado por tres partidos: MORENA-PT-PES, logrando efectivamente Hacer Historia en este México Contemporáneo.

Solo la estricta Ley Seca decretada por los gobiernos estatales y municipales impidió que las masas, que el populacho, que el conglomerado amorfo, se embriagara esa noche para festejar este gran triunfo que todos percibían como la última oportunidad para lograrla con el mismo candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Cuando empezaron a llegar las actas de escrutinio de las más lejanas comunidades, de los más marginados ejidos, todos empezaron a gritar en cada una de las casillas, había sido carro completo para el abanderado presidencial, diputados federales, senadores, gobernadores y diputados locales.

La masiva votación a favor del popular candidato presidencial de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador nadie lo pudo revertir, ni siquiera los siniestros y funestos consejeros del INE, como lo hicieron en el 2006 y en el 2012, porque la votación fue totalmente abrumadora y contundentemente a su favor.

30 millones 610 mil 120 votos a favor de Andrés Manuel López Obrador, contra miserables 12 millones 610 mil sufragios de Ricky Riquín Canallín y 9 millones 289 mil votos de José Antonio Meade Kuribreña.

El pueblo mexicano integrado por diferentes etnias, por diferentes lenguas y costumbres, se comunicaron a través de la voz de la esperanza de AMLO, que en reiteradas ocasiones le dijo a sus simpatizantes y seguidores que haría un gobierno diferente a los que habían tenido la oportunidad de detentar la Presidencia de la República.

Les habló de sus propuestas desde el primer día de campaña, el 1 de abril del 2018, en Ciudad Juárez, mismas que repitió sin descanso en todas las tribunas del país, hasta el 27 de junio del 2018, en el Estadio Azteca, en su cierre de campaña presidencial.

Expuso ante los multitudinarios mítines sus principales ofertas de campaña, entre otros, sus programas sociales emblemáticos de su gobierno como Jóvenes Construyendo el Futuro; su promesa de aumentar el doble la pensión de los adultos mayores; su compromiso de apoyar con una pensión igual que la de los adultos mayores a los niños y los jóvenes con alguna discapacidad…

Promesas de campaña que sus millones de seguidores decidieron aceptarla como una garantía de que serían una realidad en su gobierno.

Y tal vez lo que más prendió a las multitudes fue el señalamiento público del candidato presidencial de que el origen de todos los males del país los había provocado la colosal corrupción que impusieron los gobiernos neoliberales.

Y finalmente, esa noche, inolvidable para millones de mexicanos, para los más de 30 millones de ciudadanos que votamos por AMLO, porque orgullosamente yo sufragué por Andrés Manuel López Obrador, México se cubrió de gloria, y sin un solo disparo, sin un solo muerto, con el poder del sufragio ciudadano, Andrés Manuel López Obrador, el político mexicano que le apostó a la perseverancia y a la tozudez de sus proyectos de campaña, fue elegido como nuevo Presidente de este México contemporáneo.

EN EL CASO DE VERACRUZ, EL ESCENARIO DE LA GUBERNATURA FUE DIFERENTE.

El candidato de la coalición partidista MORENA-PT-PES, Cuitláhuac García Jiménez, conforme se acercaba el día de la elección, se filtraba todo tipo de información surgida del mismo palacio de gobierno, que los más altos funcionarios por instrucciones del Gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares, preparaban cantidades millonarias de dinero y de apoyos en especie para regalar horas antes de la elección, sobre todo en las zonas rurales y marginadas del estado.

El mandatario veracruzano, le apostó al voto del hambre para hacer ganar a su nefasto vástago Miguel Ángel Yunes Márquez, quien supuso que ese domingo 1 de julio del 2018, los funcionarios de su padre, le harían ganar el cargo sin problema alguno, y tal vez por esa sobrada seguridad de su victoria, se atrevió a ofender al entonces candidato presidencial de las izquierdas, tal como su padre, el gobernador panista con fama de pederasta, lo había hecho.

Los grupos políticos en Veracruz percibían la elección estatal, cual, si fuera una carrera “parejera”, entre el candidato del PAN, Miguel Ángel Yunes Márquez y el candidato de MORENA, Cuitláhuac García Jiménez, dejando, pero muy atrás en las expectativas de triunfo al candidato a gobernador del PRI, José Francisco Yunes Zorrilla, adversa tendencia electoral que se confirmó el día de la elección.

Sin embargo, ocurrió el mismo fenómeno que a nivel nacional.

El pueblo veracruzano salió a votar convencidos del cambio prometido por Andrés Manuel López Obrador, y esa misma noche del 1 de julio del 2018, Cuitláhuac García Jiménez, el exdiputado federal del distrito de Xalapa y excandidato a gobernador de MORENA en el 2016, logró convertirse en el gran triunfador de ese proceso electoral, que este viernes 1 de julio, cumple cuatro años, “gracias al voto que sufragamos en su favor” y que alcanzó un millón 667 mil 239 votos, dejando al  soberbio y enloquecido Chiquiyunes con solo un millón 453 mil 938 votos; mientras que Pepito Yunes Zorrilla del PRI, solo logró obtener 528 mil 663 votos, al parecer, porque su coordinadora de campaña Brenda Ybarra, decidió quedarse con una millonaria maleta de dinero que supuestamente sería aplicada para la movilización electoral.

Un triunfo que vale la pena recordar, porque todas o casi todas las promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador se han materializado.

No ha podido terminar de tajo con la corrupción, que como bien lo dice el Señor Presidente es la causa de la desigualdad social y de todos los males, pero gracias a su lucha contra la corrupción y contra los privilegios de un exclusivo sector de empresarios y políticos rapaces ha logrado mantener el barco llamado México a flote.

Gracias a su lucha contra la corrupción ha logrado hasta el momento construir las obras emblemáticas de su gobierno, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, ya en funciones; la refinería de Dos Bocas, que este mismo viernes 1 de julio, será entregado como obra terminada para entrar de manera oficial al periodo de pruebas y el tren maya, que a pesar de los amparos interpuestos por un grupo de nefastos empresarios y falsos ecologistas, se sigue construyendo y será entregado en la fecha comprometida por el mandatario mexicano.

Gracias a los ahorros extraordinarios de su gobierno y a su incansable lucha contra la corrupción ha cumplido su palabra de no aumentar impuestos ni de contratar deudas millonarias con el Fondo Monetario Internacional a pesar de la inédita pandemia del COVID y de la masiva adquisición de vacunas que tuvo un costo de cientos de millones de pesos para enfrentar esta terrible enfermedad que casi paralizó a nuestro país y mató a miles de hermanos.

Gracias a su atinado programa de cancelación de impuestos a la llamada minoría rapaz como bautizó el Presidente AMLO a un grupo de millonarios empresarios, los programas sociales se han mantenido vigentes sin problema alguno, cumpliendo su promesa de duplicar y triplicar los pagos de las pensiones alimenticias a los adultos mayores.

Y ni siquiera la terrible inflación que golpea al mundo por la guerra Rusia-Ucrania, obligó al Presidente de México a solicitar créditos millonarios a los bancos internacionales o aumentar impuestos.

Estos excelentes resultados de su gobierno, todas estas promesas de campaña cumplidas al pie de la letra, obtuvieron un masivo respaldo popular en las recientes elecciones intermedias del 6 de junio del 2021 en que se renovó la Cámara de Diputados, y aunque los partidos conservadores que siempre habían fingido ser adversarios políticos se unieron en una siniestra coalición PRI-PAN, sumándose a esta perniciosa alianza el cascarón que quedó en el PRD, ni así, lograron ganar la mayoría en la Cámara de Diputados, volviéndose a imponer la coalición partidistas encabezada por los partidos MORENA-PT-PVEM.

Misma respuesta positiva que se impuso el pasado 10 de abril del 2022, en que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se sometió a la Consulta Ciudadana de Revocación de Mandato, y ni aun teniendo en contra la estructura del INE, que decidieron instalar solo el 30 por ciento de las casillas en todo el país, los ciudadanos salieron a votar masivamente en su favor para ratificarlo como Presidente de México.

Un ejemplo emblemático de ese respaldo masivo popular se dio en Veracruz, donde votaron en total un millón 585 mil 723 ciudadanos.

De los cuales votaron a favor de AMLO un millón 476 mil 850 electores.

Contra 72 mil 369 ciudadanos que votaron por que se le revocara su mandato.

Resultados obtenidos solo con el 30 por ciento de las casillas.

Resultados alcanzados en los que tuvo mucho que ver el ejemplar, honesto y eficaz trabajo realizado por el Gobierno de la Cuarta Transformación en Veracruz que encabeza el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez.  

Felicidades al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por este Cuarto Aniversario de su histórico triunfo

Y Felicidades al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, por haber logrado desterrar con su inobjetable triunfo a un nefasto y siniestro cacicazgo que se pretendió implantar a sangre y fuego.