julio 6, 2022

Ovacionan interpretación del Réquiem de Mozart en memoria de las víctimas del COVID-19

El concierto Réquiem en Re menor K. 626, de Wolfgang A. Mozart, para orquesta, coro mixto y cuatro solistas fue ofrecido en el Palacio de Bellas Artes In memoriam por las víctimas de la COVID-19, en una producción de la Compañía Nacional de Ópera, en el marco de la campaña #VolverAVerte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

En una sublime interpretación que reitera la calidad artística, unieron sus voces la soprano Luisa Mordel, Amelia Sierra, mezzosoprano; Dante Alcalá, tenor, y Alejandro López, bajo, como solistas invitados de la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes, dirigidos por Iván López Reynoso y la preparación coral de Luis Manuel Sánchez.

Al inicio de este magno concierto, con voz en off fue leído el poema Deslizamiento, de Elsa Cross, como una llamado a la esperanza en este homenaje para recordar a quienes han fallecido durante la emergencia y abrazar a sus familias a partir de la música, desde una de las más bellas obras: la misa de réquiem que dejó inconclusa el compositor austriaco.

Tras una prolongada ovación, que hizo regresar en tres ocasiones a solistas y directores al escenario para agradecer al público, fue el corolario de esta In memoriam que dejará un emotivo recuerdo en medio de una pandemia que ha afectado a todas las naciones del mundo.

Asistentes emocionados por el homenaje

Alondra Ávila y Cristina Corona, procedentes de Nayarit, comentaron que su asistencia a este concierto fue “una experiencia muy grata e interesante”, y que las medidas sanitarias fueron efectivas y rápidas, tanto al entrar como al salir del recinto.

Con evidente emoción y voz entrecortada, Arisbé Guzmán, originaria de la Ciudad de México, comentó: “El Réquiem, en lo personal, es mi obra favorita, fue algo muy emotivo por toda la situación que estamos viviendo y porque el año pasado perdí a mi padre; [como emotivo fue] estar allí, sentirlo nuevamente [el Réquiem], sentir la música en vivo”.  En tanto, Iveth Baz, dijo: “Estamos muy contentas de regresar a hacer lo que nos gusta; escuchar y vivir la música que extrañábamos tanto. Las dos estábamos muy contentas. Somos amigas; no pudimos ni abrazarnos, pero creo que el abrazo fue con la música y estar disfrutando juntas. Tenía más de un año de no verla. Hoy fue el día indicado y qué mejor que en el Palacio de Bellas Artes”.

Por otra parte, Pedro Bazán Fuentes, estudiante de la UAM Azcapotzalco, opinó: “Personalmente fue una experiencia maravillosa; como revivir esa parte del escenario mexicano, con música de Mozart y más en estas fechas -Día de Muertos-, en estas conmemoraciones con una de las obras más importantes de Mozart  (Réquiem)”.

La profesora María del Carmen Fuentes, del Estado de México, sostuvo al referirse a los protocolos sanitarios: “[Nos sentimos] muy seguros; la verdad, una atención maravillosa, [que] se les agradece; muy profesional. ¡… Qué bueno, porque volvemos a la cultura! […] ojalá no se pierda nunca, y es admirable. ¡Felicidades!, salimos con un buen sabor de boca, como se dice: ¡Queremos más!”.

El Festival Internacional Cervantino, como parte de  la programación de su edición 49, transmitió en vivo este concierto, en la pantalla gigante ubicada en Los Pastitos.

Para las personas que no pudieron disfrutar de esta presentación, se encuentra disponible en las páginas de Facebook de la Secretaría de Cultura (/SecretariaCulturaMx/videos/930406817857052, y en la plataforma contigoenladistancia.cultura.gob.mx) y Facebook del INBAL (/INBAmx) y de Ópera de Bellas Artes (/operainbal).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial