miércoles, octubre 27

Mensaje de la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, en la presentación del Informe Nacional Voluntario sobre la Agenda 2030 en México

Ciudad de México, 19 de julio de 2021.

Buenas tardes.

Déjenme decirles que para la Secretaría de Economía es un gusto poder estar presentando hoy aquí en México este Informe Voluntario.

Como saben, en esta nueva etapa, el seguimiento a la Agenda México 2030 es parte de nuestro trabajo. Anteriormente se encontraba en la Oficina de la Presidencia, y cuando el presidente me invitó a trabajar en la Secretaría de Economía le pedimos que la Agenda México 2030 se viniera para acá, porque veíamos que hay una competencia y una compatibilidad importante entre las dos áreas.

El lunes pasado entregamos a Naciones Unidas nuestro Informe Nacional Voluntario sobre la Agenda 2030, y hoy lo presentamos en nuestro país con mucho gusto, pero sobre todo con mucho agradecimiento a todos los que suman, sumaron y siguen sumando para que este esfuerzo siga caminando en favor de la nación.

Estamos aquí representantes de los sectores de la sociedad mexicana que contribuimos al Informe, como son: la academia, que nos tocó el otro día darle seguimiento; la sociedad civil; empresas; gobierno; Legislativo; cooperación internacional; Naciones Unidas, y creo que tendríamos que hacer un reconocimiento muy importante de agradecimiento a Alemania y a Inglaterra que han sido grandes socios en este esfuerzo que existe en otros países que han colaborado. Pero quienes han estado al lado de la Agenda de una manera muy cercana, son ellos.

Este Informe reporta las miradas de estos sectores de la sociedad sobre la Agenda 2030 y refleja la variedad de puntos de vista que se tiene al respecto. En este sentido, el documento es un Informe vivo, no es algo estático, sino que se mueve constantemente. ¿Por qué?, porque todos los días están sucediendo cosas que lo van actualizando.

Con esta presentación también iniciamos la Semana de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el país, y de aquí al jueves estaremos teniendo diferentes eventos organizados por cada institución aquí presente para hablar de los avances de la Agenda 2030.

¿Qué es lo que hemos construido hasta el día de hoy? En México reforzamos la institucionalidad del Consejo Nacional de la Agenda 2030 para que su coordinación siga estando al más alto nivel de la toma de decisiones.

El Senado de la República creó una Comisión Especial para la Agenda 2030, al igual que lo hizo la Cámara de Diputados, y agradecemos al diputado Raúl Bonifaz el hecho de que haya dado este paso.

En las 32 entidades federativas existe ya una estructura institucional para impulsar la Agenda 2030. Y también lo tenemos a niveles estatales, municipales y con algunas alcaldías.

Tenemos una estrategia nacional ya de un marco nacional de indicadores que nos permiten impulsar y dar seguimiento.

Nuestro Plan Nacional de Desarrollo tiene planes sectoriales, presupuesto y varias leyes que están vinculadas a la Agenda 2030. Creo que esto se vuelve un punto fundamental porque de ahí parte el compromiso en el cual está trabajando el país.

Ampliamos la participación de entidades federativas, municipios y alcaldías en los comités de trabajo del Consejo Nacional. Queremos que estos comités de trabajo del Consejo Nacional retomen sus actividades con este Informe, a la brevedad, y que inicien con un análisis a lo hoy presentado.

Y para promover una mejor recuperación sostenible vamos a coordinar el Consejo Nacional de la Agenda 2030 con el Consejo Nacional de Fomento a la Inversión, Empleo y Crecimiento Económico, denominado COFINECE.

La Agenda 2030 en México se implementa desde el inicio de esta Administración como una parte integral de su programa de trabajo con un fuerte foco en tres aspectos:

  • Uno de ellos, la dimensión social y económica de la Agenda 2030, con un énfasis grande en combatir las desigualdades de una forma transversal;
  • Segundo: las carencias se vulneran desde la raíz, buscando la paz social y se ven agravadas por el dispendio y la corrupción;
  • Por otro lado, las alianzas internacionales para poder hacer frente a retos regionales y globales como lo son la migración, el cambio climático y la vacunación universal contra esta pandemia.

Específicamente en materia de pobreza, hambre, salud, bienestar y educación -que comprenden los objetivos 1, 2, 3 y 4- tenemos en el país las pensiones universales para personas adultas mayores y personas con discapacidad, ya como derechos.

Los apoyos, insumos, capacitaciones, precios de garantía y abasto para personas productoras de alimento y para la población marginada que más lo necesita.

Las becas para estudiantes y para jóvenes no estudiantes, para que puedan realizar prácticas laborales, incrementar sus posibilidades de empleo a futuro.

La creación de 140 sedes adicionales de educación superior que se han puesto en marcha a lo largo y a lo ancho del país.

En el acceso a todos estos programas se aplica criterio de acción afirmativa a favor de las mujeres y de los pueblos originarios, de una forma transversal.

En cuanto a salud y bienestar, con el objetivo 3, existe un nuevo régimen de etiquetado de alimentos y bebidas procesadas para cuidar la salud de las personas en el país.

Se inició un proceso hacia la eliminación gradual del uso de sustancias, posiblemente cancerígenas, en la agricultura.

Respondimos rápidamente a la pandemia con una estrategia de vacunación. Y aquí tenemos que tener un reconocimiento especial a dos áreas del gobierno federal. Una de ellas, a la Secretaría de Relaciones Exteriores, y otra para los cuales pido un aplauso, es para las Fuerzas Armadas.

Y claro que tenemos el sector Salud, mas ese siempre ha sido el sector que va caminando con esta área. Hemos ampliado las capacidades hospitalarias para responder a la pandemia y para estar mejor preparados en un futuro.

En cuanto a igualdad de género, con el objetivo 5, además de las acciones transversales en otros programas, hemos ratificado el Convenio 189 sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras y los Trabajadores Domésticos. Aquí el Instituto Mexicano del Seguro Social ha jugado un papel muy importante: trabajos contra la violencia contra las mujeres, a través de los programas de apoyo para refugios especializados y de apoyos a las instancias de mujeres en los estados.

Vamos también a construir entornos incluyentes con el liderazgo de mujeres en alianza con organizaciones feministas locales con la estrategia de mujeres en el territorio.

En cuanto al objetivo 7, que habla de la energía asequible y no contaminante, debemos decir que el 34% de la energía eléctrica que genera el Estado mexicano proviene de fuentes de energías limpias, como lo son: la hidráulica, la geotérmica, la nuclear, y 19% de centrales de ciclo combinado, que son gas y vapor.

Las seis nuevas centrales de generación de energía eléctrica que se están construyendo en el país son de ciclo combinado. Se tiene un plan de inversión para modernizar 14 centrales hidroeléctricas, de aquí al finalizar el sexenio.

También se tiene un proyecto de energía fotovoltaica de una Planta que será la más grande en América Latina y la octava en el mundo. Esto en Sonora, en Puerto Peñasco.

En materia de crecimiento económico y trabajo decente, el objetivo número 8, hemos logrado la recuperación del poder adquisitivo a través de las modificaciones que se han hecho en el salario mínimo. Se reguló la subcontratación laboral a favor de los derechos de las y los trabajadores.

Las empresas más pequeñas cuentan con acceso a crédito y herramientas gratuitas para aprovechar mejor el mercado interno y el comercio exterior.

En particular, implementamos apoyos, garantías crediticias, capacitaciones y vinculación para mujeres productoras y exportadoras. Y aquí también figura el programa prioritario de Jóvenes Construyendo el Futuro, para fortalecer las posibilidades de empleo digno y bien remunerado.

De hecho, la semana pasada firmamos un Convenio con Cisco para poder seguir incrementando la capacitación y la innovación a través de las tecnologías.

Hemos mostrado un liderazgo en la atracción de inversión, incluso en los tiempos de pandemia.

En cuanto a la industria de innovación e infraestructura, que es el objetivo número 9, el Corredor Interoceánico Istmo de Tehuantepec es un proyecto de infraestructura sostenible para el desarrollo económico incluyente de una región del país que había quedado olvidada.

También esta mañana, junto con el IMPI, creamos la Red de Mujeres para buscar la innovación.

Para construir ciudades y comunidades sostenibles, que es el objetivo de desarrollo número 11, se trabaja en una agenda urbano-ambiental que considera factores como el cambio climático, la resiliencia territorial, el desarrollo social, desarrollo económico y los derechos humanos.

Estamos trabajando para caminar hacia el transporte de cero emisiones, y hemos dado primeros pasos con transporte de pasajeros. Y hay que caminar todavía de la mano con la industria automotriz, la infraestructura y la proveeduría para avanzar.

El Tren Maya es otro proyecto clave del gobierno federal. Será un transporte que dará vida a la actividad económica de su región, con una agenda de mitigación de impacto ambiental muy rigurosa y que se alimentará en un 44% de energía eléctrica proveniente de 10 nuevos parques solares.

En la producción y consumo responsable, que es el objetivo 12, se está trabajando con las Naciones Unidas en un proyecto para el manejo de residuos con contaminantes orgánicos persistentes.

Lanzamos este año una iniciativa con el sector privado para reducir la pérdida y desperdicio, en negocios que manejan grandes volúmenes de comida. Aquí queremos hacer un reconocimiento muy importante al sector privado, quien ha trabajado de una manera incansable y quien tiene ya los objetivos y la agenda de una manera transversal muy importante. Nuestro reconocimiento aquí a Martha Patricia Herrera por ser cabeza de esto y por haber presentado el Informe Voluntario hace algunos meses.

En el objetivo de Acción por el Clima, que es el 13, en diciembre del año pasado reafirmamos nuestro compromiso con el Acuerdo de París, con una estrategia de soluciones basadas en la naturaleza: carbono azul; protección a mares y costas; economía circular -que creo que a donde tendríamos que estar mirando para seguir creciendo- movilidad eléctrica; uso eficiente de la energía; educación ambiental, y todo esto de la mano y con la participación social.

También estamos desarrollando una hoja de ruta para la implementación del Acuerdo de Escazú, para el tema de acceso a información, participación ciudadana y acceso a justicia en temas ambientales.

En lo que tiene que ver con la vida submarina, que es el objetivo 14, este año se está contemplando un Programa para una Economía Oceánica Sostenible en el país, y esto se coordina junto con la sociedad civil y expertos en el marco del panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible.

En cuanto a la vida del ecosistema terrestre, que es el objetivo 15, una de las iniciativas más importantes es el Programa Sembrando Vida, que involucra y combate a la pobreza rural y la degradación ambiental.

Y finalmente, en el objetivo 17, que habla de la implementación para impulsar la Agenda 2030, pero sobre todo el crear alianzas, hemos reducido gastos excesivos en la burocracia federal, recuperando adeudos fiscales y mejorando el cobro de impuestos, y esto nos ha permitido que se aumente el gasto para las partes más desprotegidas.

Asimismo, nuestro país es el primero en el mundo en emitir un bono soberano, alineado a los objetivos de desarrollo sostenible. Esto sucedió el año pasado con una emisión de 750 millones de euros a siete años, y hace apenas unos días logramos emitir el segundo bono de este tipo por mil 250 millones de euros a 15 años. Además de nuestra más reciente emisión de bonos temáticos, la hemos dirigido específicamente a la inclusión productiva de mujeres, también que va en la Agenda 2030 y que la pandemia nos ha dicho que son a quienes tenemos que buscar y mirar para atender con prioridades.

Claro, tenemos retos y oportunidades.

Lo que acabamos de compartir con ustedes son algunos de los logros. Sin embargo, sabemos que nos falta mucho más por caminar.

Y en estos distintos esfuerzos que tenemos con la sociedad, debemos decir que el Informe muestra que hay mucho por hacer, y entre los principales desafíos identificados por los sectores, destacan los siguientes:

  • La equidad en el acceso al financiamiento;
  • El fortalecimiento de capacidades institucionales;
  • La construcción de muchas más alianzas multisectoriales,
  • Y trabajar para reducir los efectos de la pandemia del COVID.

De nuestra parte, algunas oportunidades identificadas tienen que ver con el objetivo de desarrollo 1, de enfrentar los impactos de la pandemia, pues ésta puede seguir aumentando niveles de pobreza, y tenemos que ver cómo vamos a trabajar de la mano a través de las mediciones de CONEVAL para cerrar esa brecha.

En cuanto al objetivo 5, el trabajo que necesita seguir haciéndose en violencia de género, feminicidios y trabajo del hogar y cuidados.

Algo que comentábamos hace algunos minutos con nuestro representante de Naciones Unidas, el objetivo 6, de la necesidad de trabajar en el ahorro, acceso, recolección y uso de agua en el campo y en las ciudades. Aquí sabemos que SADER viene trabajando con mecanismos de investigación para hacer más eficiente el uso del agua en el campo.

El objetivo 7, seguir trabajando para fortalecer nuestra capacidad de abastecimiento de energía accesible y sostenible.

En el 12, de ir construyendo una economía circular, para la cual estaremos haciendo más alianzas importantes con la cooperación internacional y con el sector empresarial.

Y con el objetivo 13 estaremos impulsando trabajo también con el sector privado en general, que está cada vez más comprometido en todas las acciones a favor del clima.

El proceso multiactor para elaborar este informe demuestra el valor de seguir sumando voces a la discusión pública sobre el desarrollo. Sólo así podremos lograr una transformación que beneficie a todas las personas en cada rincón del país.

Hoy más que nunca sabemos que necesitamos impulsar una recuperación sostenible e incluyente con enfoque de derechos para que no se quede nadie atrás. Por ello, la Agenda 2030 es indispensable.

Y quisiera y me pudiera encantar poder dar las gracias, de manera muy particular, a cada una de las personas que están aquí presentes; a cada una de las secretarías que ha hecho el esfuerzo desde cada uno de los rincones; las empresas y la sociedad civil que nos han obligado cada día a trabajar con más ahínco, a tener el dedo puesto, la mirada en cada uno de los puntos y retos que tenemos.

Agradecemos enormemente la contribución de ustedes y sobre todo agradecemos que nos sigan exigiendo para poder avanzar con más rapidez a que esta Agenda 2030 siga siendo una realidad y los objetivos se vayan cumpliendo de mejor manera.

Muchísimas gracias y muy buenas tardes.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial