7 de julio de 2022

Con un reconocimiento al equipo técnico de la Sala de Espectáculos del Cecut, concluyó el XXV Encuentro de Teatro de Tijuana

El Encuentro se ha convertido en un escaparate que cuenta ya con un cuarto de siglo, convocando a los amantes del teatro en el ámbito nacional, internacional y de la región del noroeste.

TIJUANA, B.C.- Luego de ocho días dedicados al teatro desde distintas perspectivas, finalizó la vigésimo quinta edición del Encuentro de Teatro Tijuana, espacio en el cual artistas, expertos, dramaturgos, directores, técnicos especializados y académicos, participaron del mismo ofreciendo al público lo mejor de sus áreas de experiencia.

Mediante talleres, clases, conferencias, conversatorios y diálogos el Encuentro convocó a coreógrafos, actores, bailarines, estudiantes y creadores de artes escénicas. Estas actividades complementaron las 8 obras de teatro ofrecidas entre el 23 y 30 de septiembre en la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

El Encuentro se ha convertido en un escaparate que cuenta ya con un cuarto de siglo, llevando a los amantes del teatro en la región a conocer las corrientes vanguardistas que nutren la creación escénica y exponiendo lo mejor del teatro contemporáneo en el ámbito nacional, internacional y de la región del noroeste.

Para la clausura de esta edición del Encuentro de Teatro de Tijuana, se presentó la puesta en escena “Por jodidos y hocicones mataron a los actores”, de la compañía César Enríquez Cabaret de la Ciudad de México, que por el tono expresivo de su narrativa sedujo a la audiencia, que respondió con entusiasmo participativo esta presentación.

César Enríquez, dramaturgo y director de la obra acompañado por Rodrigo Ostap y Eduardo Pueblo produjeron en el escenario un vértigo escénico que mantuvo al espectador muy pendiente de la historia de tres fantasmas en una obra de cabaret político, al estilo de la carpa mexicana, en la que los temas polémicos de la actualidad se asumían desde el humor.

Los personajes El Compadre, El Compita y Este güey, abordaron con desparpajo, pero con una vena actoral de absoluto rigor representativo, varias historias nacionales, gravitando entre la picardía y la vulgaridad, pero también desafiando al público a la reflexión.

Al final de la obra y después de los nutridos aplausos del público, Pablo Tejeda, gerente de producción escénica del Cecut, invitó a figuras destacadas del teatro en Baja California a pasar al escenario y entregar reconocimientos al equipo técnico de la Sala de Espectáculos del Cecut.

Recibieron placas conmemorativas por su trayectoria de trabajo: Jorge Jiménez González, conocido como “El Vaquero”, por 38 años como tramoyista, Fernando Castañeda Báez, con 26 años como técnico en iluminación, Mauricio Santiago Ruiz Camacho, con 21 años como técnico en sonido especializado y Luigi Bautista Padilla, quien cumplió 15 años también como técnico en iluminación.

Fueron reconocidos también Romeo Andrade Rosales, actual jefe de foro quien ha colaborado en este teatro durante 14 años, Luis Enrique Calva Castro, quien tiene 12 años como técnico en iluminación, José Abraham Valadez Trejo, técnico en iluminación teatral que tiene 9 años colaborando, Reymundo Hernández Chino y Giovanni Laredo Núñez con 4 y 3 años respectivamente como tramoyistas.